Reseña Histórica
17 marzo, 2015

Antecedentes

La Constitución en vigencia, en el Art. 162 inciso segundo, determina que: las Fuerzas Armadas podrán organizar Fuerzas de Reserva, de acuerdo a las necesidades para el cumplimiento de sus funciones. El Estado asignará los recursos necesarios para su equipamiento, entrenamiento y formación

 

Instrucción

El mundo moderno ha sido impactado por los grandes avances tecnológicos y científicos, que han producido graves alteraciones en las estructuras políticas, sociales y militares de los estados, superando los límites fronterizos y proyectándose por todo el mundo.

En los últimos tiempos, debido a las restricciones presupuestarias derivadas de los problemas económicos que afectan a las naciones la mayor parte de las Fuerzas Armadas mantienen como filosofía el organizar y mantener fuerzas militares con una estructura orgánica con efectivos reducidos durante tiempo de paz, para en caso de una emergencia que atenté contra la seguridad del país, se procede a su completamiento. Por el punto de vista práctico, cuando adquiere dimensiones importantes se requiere la preparación y la ejecución de las Reservas, orientadas a su esfuerzo al completamiento de efectivos y a la entrega de todos los medios de apoyo, que permitan transformar a las fuerzas en entes altamente operativos.

 

Reservas del Ecuador

La Reserva del Ecuador, inicia en el Gobierno del Presidente ecuatoriano Vicente Rocafuerte, quien decreta sobre el Servicio Militar el 28 de agosto de 1935 bajo el título “Decreto que arregle la Milicia del Estado”.

Una fecha muy particular el 18 de Febrero de 1835, se organizó el Primer Contingente de Reservas de nuestra historia acontecimiento muy significativo, que se fundamentó en la Ley de Reclutas y Reemplazos de 1904.

El 15 de octubre de 1904 se decretó la Ley de Reclutas y Reemplazos, cuyo proyecto se redactó con el apoyo de una Misión Militar Chilena

La invasión de colombianos y peruanos fue otra ocasión ´para que la nación ecuatoriana se uniera en la defensa de nuestra heredad territorial. El reclutamiento de tropas y su equipamiento fueron de vital importancia, para que el invasor supiera que el Ecuador estaba dispuesto a luchar y defender

Desde que se inició en el país el cumplimiento de la Ley de Servicio Militar Obligatorio, entre 1934 y 1935, las tareas de reclutamiento del personal de ciudadanos que debía cumplir la conscripción, se planificaban en el 1er Departamento General del Ejército y se ejecutaban por medio de Juntas de Calificación, Sorteo y Destinación que dependiendo también de la Comandancia General del Ejército, funcionaban en las capitales de cada provincias del país

No existía sin embargo un organismo que tuviera a su cargo y responsabilidad, el cumplimiento de las tareas propias del control, manejo y utilización de los servicios del personal de Reservas.

Además el primer intento de organizar y poner en funcionamiento un organismo que tuviese a su cargo el cumplimiento de las tareas de movilizar y de preparación del potencial humano de la Reserva del Ejército, se creó el V Departamento de Movilización en el año de 1960.

En la Ley de Seguridad Nacional el 15 de diciembre de 1964, la misma que fue reformada en 1966, entre cuyas reformas consta en el artículo 63 que se dispone, “la movilización del Frente Militar será planificada y regulada por la Dirección de Movilización de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas”.

El nacimiento  de la Dirección de Movilización de las Fuerzas Armadas el 4 de julio de 1966.

Este instrumento legal que regula la prestación del servicio militar determina, que los ciudadanos que hubieren cumplido con los doce meses del servicio activo (conscripción), deberán permanecer cinco años en el personal a disposición con licencia temporal y luego de ello, pertenecerán a la Reserva General hasta que cumplieren cincuenta y cinco años de edad.

Los reservistas pertenecerán a las Unidades de Reserva, (completamiento orgánico, movilizados y reemplazos) los cuales son asignados por la Dirección de Movilización de las Fuerzas Armadas.

Las situaciones por las cuales podrán ser llamados al servicio activo tanto el personal a disposición con licencia temporal como el de la Reserva General.

Los beneficios a los cuales se hacen acreedores los ciudadanos que hubieren cumplido con el servicio activo (conscripción), o los que se hubieren reincorporado al mismo por efectos de entrenamiento militar, cursos de formación, promoción, apoyo a la comunidad, desastres naturales o por emergencia nacional.

En conclusión, las bases legales expuestas, constituyen materia más que suficiente para respaldar la preparación y la ejecución de la movilización y desmovilización militar.