NOTIDIRMOV

Viernes, 24 Julio 2020 19:21

CONMEMORACIÓN DÍA CLÁSICO DE LA ARMADA

El viernes 24 de julio de 2020, en el Auditorio de la Dirección de Movilización se llevó a cabo el programa de Conmemoración del Septuagésimo Noveno aniversario del Combate Naval de Jambelí, 25 de julio de 1941 y el Día Clásico de la Armada; dicho evento contó con la presencia de efectivos militares y civiles de la institución y estuvo presidido por el señor Coronel EMC. Javier Suárez Almeida, Director de Movilización.

En aquellos aciagos días de 1941, la soberanía del Estado Ecuatoriano se había visto vulnerada por la disputa territorial que existía con nuestro vecino del sur, consecuencia por la falta de fronteras reconocidas y aceptadas entre ambos países. Era evidente que el Perú preparaba una agresión contra el Ecuador, ya que desde enero de ese mismo año fue creado por orden del Presidente Prado el agrupamiento norte, compuesto de dos divisiones apoyadas con la aviación y la marina.

 En el mar, la superioridad enemiga era aplastante, pues el Perú contaba con dos cruceros, dos destructores, cuatro submarinos, cuatro patrulleras y varias lanchas artilladas. El Ecuador por su parte, no contaba en el mar sino con tres unidades navales: el Buque Escuela “Presidente Alfaro”, yate acondicionado para la guerra; el cañonero “Calderón”, inicialmente un carguero al que se le acondicionó como cañonero y que venía navegando ya 57 años; y, el vapor “Atahualpa”, construido en Guayaquil en 1926, al que se le dotó de un cañón Breda y dos ametralladoras ZB.

 A Inicios de Julio de 1941, el Perú realizó incursiones en la provincia de El Oro, las relaciones diplomáticas se tornaron tensas. La cancillería ecuatoriana logró, por medio de intervención internacional, suspender momentáneamente las agresiones, pero la intención de ocupar militarmente Puerto Bolívar, y realizar un bloqueo marítimo a la ciudad de Guayaquil, el principal puerto comercial y base naval del Ecuador permanecía latente. El Ecuador apresuradamente comenzó a enviar efectivos al área de operación, en vapores fluviales escoltados por el pequeño aviso “Atahualpa” y luego por el cañonero “Calderón”.

El 23 y el 24 de julio, el buque aviso “Atahualpa” con alto sentido del deber se enfrentó a la aviación peruana que bombardeaba Puerto Bolívar y las poblaciones aledañas. El Congreso Nacional reconoce oficialmente como heroica la acción del Atahualpa y su dotación, comandada por el Alférez Víctor Naranjo Fiallo. En cuanto al cañonero Calderón, recibió la orden de escoltar tres motonaves desde Guayaquil hasta  Puerto  Bolívar, lo cual realizó sin mayor inconveniente.  Más al retorno en la mañana del 25 de julio, cuando salía de Jambelí, el Calderón, fue interceptado por el destructor peruano “Almirante Villar”.  La batalla fue corta pero intensa, el pequeño cañonero logró con sus impactos certeros infligir severos daños en la nave enemiga, consiguiendo su retirada.

Es así que un puñado de valerosos hombres de mar escribió en el Canal de Jambelí la página más excelsa de nuestra historia naval, rubricando no solo la incontrastable profesionalidad de nuestros marinos sino, sobre todo, su alto espíritu y su indomable valor.

 El viejo “Calderón”, hoy reposa en el Complejo Cívico Naval Jambelí, como faro para las generaciones venideras, símbolo de coraje y rebeldía, de lo marinos valientes que custodian el mar. En reconocimiento a esta gesta, la presidencia del Dr. José María Velasco Ibarra en 1961, oficializó el 25 de julio como día Clásica de la Armada.

© 2020 Copyright Dirección de Movilización del CCFFAA